¿Y por qué Ediguardo?

¿Y por qué Ediguardo?

Pues es uno de los grandes misterios de la humanidad. Resulta que cuando aún vivía en Barcelona (hace ya unos 30 años) mi madre tení­a contratada por horas a una mujer para que le ayudara con la casa (y los 6 hijos). La señora Rosa. Recuerdo pocas cosas de ella. Es más, solo dos. Se llamaba Rosa como la portera del edificio y a mi me hací­a mucha gracia el parecido que tenia el sonido de "portera Rosa" con el de "pantera Rosa" (cosas de críos jeje).

Así­ que  la señora Rosa, que no la portera Rosa, no se sabe a cuento de qué me llamaba Ediguardo. Era al parecer incapaz de decir Eduardo como el resto del mundo. Y a mi madre le hacía tanta gracia eso que todaví­a de vez en cuando me llama así­. Por más vueltas que le doy no consigo averiguar el motivo de semejante cambio de nombre pero bueno, lo he adoptado para mi personalidad en internet. Creo que es bastante único.

Y bueno, pues ahora ya lo sabéis.

Comenta en Facebook con tus amigos
Fue para octubre de 2008 que me dejé empujar al mundo de la dulzaina. Desde entonces he ido acumulando un montón de experiencias gratificantes alrededor de ella. "Con la música a otra parte" es un lugar donde recordarlas. Una especie de álbum de fotos, vídeos y recortes. Una caja donde meterlo todo y tenerlo bien a mano.

Interesante...

¡Gracias!

Archivos